English Version

Negocios

LOS BUENOS CLIENTES EXISTEN

Considero que los diseñadores y artistas tienen una falta de valoración hacia sí mismos ya que piensan que los buenos clientes no existen o que estos “buenos clientes” simplemente son para personas realmente experimentadas en el área y consideran que eso es lo que necesita todo diseñador o artista para colocar un buen precio que su trabajo, pero nada más lejos de la realidad.

En muchos de los casos cuando el artista consigue un cliente estos muestran sus portafolios, elaboran presupuestos y contratos, pero al final en gran parte de los casos el cliente dice que le encanta tu portafolio pero que necesita que hagas una ilustración o arte de prueba para ver si encajas en el proyecto, te indica las condiciones del arte y lo que debe llevar, llevando en muchas ocasiones a una aceptación rotunda del artista que piensa que lo tiene enfrente es un buen cliente o buen empresario, simplemente porque es una marca super conocida o una buena editorial y terminan diciendo que desean trabajar con estas personas por el falso pensamiento de que se verá excelente en su currículum, algo completamente fuera de lógica puesto que va importar que te paguen $300 por un arte que tomará un mes en ser desarrollado y de trabajo diario, pero nadie vive con $300 al mes y esto es algo que la empresa o el cliente que te contrata no ve ni verá, solo el artista debe estar consciente obviamente de sus números al final de mes puesto que si dicho trabajo te va a tomar un mes desarrollarlo para cobrar $300 donde necesitas obtener mensualmente unos $800 no debes aceptarlo y punto, puesto que hablamos de clientes que no valen la pena por más conocida que sea la empresa o por más dinero que este cliente pueda parecer tener.

Un buen cliente

La mayoría de los artistas piensan que un buen cliente no existe o que son grandes marcas y estas nos van a llevar alto, pero si te llama Coca-Cola y rechaza tu presupuesto, lo ideal es no insistir ni trabajar por menos, si la empresa no acepta tus condiciones como artista es obvio que no valora tu trabajo como debería y no es un buen cliente.

Hay que aprender a valorarse a sí mismo y a nuestro trabajo como artistas, salir de esa idea cliente-centrista donde se considera que si un cliente está feliz tu estas feliz, puesto que suena más como una relación abusiva.

Un buen cliente es aquel que en todo un mes te pide 3 cambios y son cosas tan absurdas como cambiar un poco cierto color porque posiblemente no saldría bien en la impresión y alguien que te paga $1500 mensuales, eso es un buen cliente y no es un buen cliente por ser una persona de fama internacional, es un buen cliente porque sabe cual es el puesto del artista, sabe quien eres tu y sobre todo sabe cual es el valor que aportas para su empresa, una persona con valores y moral, cosas que debes perseguir y si consigues un cliente como este trata de mantenerlo.

Los primeros 3 meses

Muchos consideran que mensualmente debe conseguir 4 clientes cuando eres freelancer y la mayoría no quiere ser freelancer porque piensan que es demasiado trabajo, pero la verdad es que los primeros 3 meses vas a sufrir obviamente y esto porque debes realizar llamadas, crear tus cuentas, tus estrategias de mercadeo ya que todo el mercadeo deberás hacerlo tu mismo, comenzar a aceptar los constantes “No” y “Puede ser” que vas a recibir, pero sobre todo aguantar los malos clientes que recibirás en este periodo, pero esta etapa de los malos clientes solo dura 3 meses si no los aceptas, negarte a crear artes de prueba puesto que por algo envías un portafolio, si al cliente no le gusta lo que ve en él entonces no tiene sentido que te contrate, el tiempo que te tomaría crear dicho arte para saber si te contrata es tiempo que puedes utilizar para llamar a 25 potenciales clientes que te pueden dar un buen trabajo y pienso que estos detalles son los que los artistas y diseñadores no ven.

Eso es lo que hay que atacar, dejar de aceptar trabajos de cualquier persona solo por considerar que no conseguirás un buen cliente, los clientes buenos existen y no necesitas tantos para poder ser feliz y vivir una vida tranquila, necesitas al menos 3 clientes buenos en tu vida para estar tranquilo, un buen cliente aparece cada mes o dos meses, un buen cliente no es aquel que te promete trabajo a futuro, es aquel que después de terminar el trabajo y pasado un mes sin llamarte vuelve a ti porque le encanto tu trabajo, pero ese mes que no trabajaste con él estás tranquilo porque el trabajo que le hiciste el primer mes fue muy bien remunerado así que no tenías preocupaciones económicas en ese periodo y ¿qué sucede si el cliente desaparece por un tiempo? aun te quedan otros 2 para sobrevivir ese tiempo.

– Nathasha Padrón desde Medellin, Colombia.